Después de andar todo el día con los pies encerrados y atrapados en los zapatos. ¿Existe mayor placer que descalzarse y disfrutar de un paseo descalzo sobre la arena o la hierba?

Normalmente los zapatos en los hombres son estructuras duras y rígidas y las zapatillas de deporte son en su mayoría hechas de materiales plásticos y poco transpirables.

En las mujeres los zapatos son caprichosos objetos concebidos para seguir una moda o agradar a la vista, conllevando muchas veces dolores innecesarios.

Al descalzarnos experimentamos una agradable sensación de alivio y libertad.

Caminar descalzo tiene diversas ventajas como:

– Estimula la circulación sanguínea y por consiguiente permite una mayor oxigenación.
– Facilita la eliminación de grasas y toxinas en el organismo.
– Aliviana el estrés, la depresión y la neurosis ya que fortifica el sistema nervioso.
– Ayuda a las piernas a tener más fuerza y resistencia venosa, además de que previene varices debido a una buena repartición de nutrientes en el cuerpo.
-Cuando presionas zonas en la planta de tus pies, estimulas y energetizas los órganos conectados con estas terminaciones, de esta manera ayudas a un mejor funcionamiento y también a sanar enfermedades producidas por la obstrucción de canales energéticos llamados meridianos.

La reflexología es una terapia que consiste en presionar puntos en la planta de los pies para liberar energía acumulada que no fluye produce un sistema nervioso alterado además de patologías. El caminar descalzo ejercita nuestros pies naturalmente a la vez que impulsa a nuestra energía interior a sanarnos.

¿Cómo caminar descalzo?

Deberíamos al menos caminar media hora diaria, pero debido al trabajo tradicional de nuestra sociedad lo mínimo seria 15 minutos diarios, y para esto puedes elegir los lugares siguientes:

El jardín de tu casa. Preferiblemente limpio con pasto donde no encuentres restos de los animalitos.

Si estas cerca de un rio, podrías salir un fin de semana de paseo solo o con los tuyos como en un día de campo y caminar dentro del agua o sobre la tierra húmeda.

Si estas cerca a la playa caminar sobre la arena es una de las terapias más saludables que hay. Caminar en la orilla y mas adentro cerca a las bajas olas beneficiarán a tus pies y fortalecerán tus piernas, también evitarás celulitis, várices y flacidez.

Beneficios:

Caminar descalzo sobre piedras frías: contra el dolor de cabeza, mala circulación, dolor de cuello, catarros, pies y manos frías, etc.

Caminar descalzo sobre nieve: caminar sobre la nieve recién caída durante 2 o 3 minutos. Esto ayuda a estimular la circulación sanguínea, irrigando de oxígeno y nutrientes todo el organismo.

Caminar descalzo en la playa: Fortalece tus piernas, previene celulitis y piel flácida, evita las várices. Preferiblemente hacerlo en las primeras horas de la mañana.

Caminar descalzo sobre cesped o hierba húmeda: Mientras más húmeda la hierba mejor. Esto permite que absorbas los minerales y la energía de la tierra lo cual fomentará la circulación de todo tu cuerpo, fortalecerá tu corazón y el sistema nervioso. Un ejercicio recomendable para cualquier edad. Disfruta dar un paseo, no te apures, siente la naturaleza.

Caminar descalzo dentro del agua: Mejora la circulación, moldea las piernas (sobre todo en el mar), previene los callos, combate el pie de atleta, infecciones y cortes. Realizarlo lejos de las grandes ciudades.

Frotar los pies con limones: Estimula los puntos de acupresión de los pies y ayuda a sanar enfermedades, disminuye la tensión y todo lo que este mal involucra, además del dolor de articulaciones por lo que es bueno para las personas artríticas.

El “grounding” o “earthing”,

Consiste en simple y llanamente dedicarse a caminar al aire libre sin ningún tipo de obstáculo entre la planta del pie y la Tierra,implica nuestro reconocimiento como seres “eléctricos” que para estar en equilibrio necesitamos tanto de cargas como de descargas.

Las cargas positivas las generamos nosotros y en caso de exceso pueden resultar nocivas. La superficie terrestre, electrónicamente conductiva, mantiene una carga negativa con un suministro libre de electrones que es cargado por el circuito eléctrico de la atmósfera.

El reloj biológico y las oscilaciones eléctricas.

“Ha sido determinado, aunque no es todavía ampliamente apreciado, que la superficie de la tierra posee un suministro sin límites y continuamente renovado de electrones libres o móviles. En ese sentido existe evidencia que sugiere que la negatividad potencial de la tierra puede crear un ambiente bioeléctrico interno estable para su funcionamiento normal de todos los sistema del cuerpo”, explica el Journal of Environmental and Public Health.

La publicación añade que “las oscilaciones de la intensidad del potencial de la tierra puede ser importante para establecer el reloj biológico que regular los ritmos diurnos corporales, como la secreción de cortisol”. Apuntan en tal sentido que históricamente el hombre ha caminado descalzo lo que permitió que “electrones libres abundantes de la tierra eran capaces de entrar en el cuerpo, el cual es eléctricamente conductivo. Mediante este mecanismo, cada parte del cuerpo podía equilibrarse con el potencial eléctrico de la tierra, estabilizando así el entorno eléctrico de todos los órganos, tejidos y células”.